Para Christian Yelich, jugar por EE.UU. es un honor especial

Para Christian Yelich, jugar por EE.UU. es un honor especial

Christian Yelich llegó al Marlins Park en el 2013 cuando apenas era un novato con 21 años de edad. Y en ese mismo estadio se ha convertido en una estrella en ascenso, uniendo su nombre al de Mookie Betts como los únicos jardineros de Grandes Ligas en ganar un Guante de Oro y un Bate de Plata en las últimas tres temporadas.

El Marlins Park es también el escenario donde el Equipo de los Estados Unidos arrancará su participación en el Clásico Mundial de Béisbol 2017 ante la selección colombiana el 10 de marzo.

"Cuando veía los letreros y los anuncios previo al juego en la pantalla gigante del estadio lo primero que pensaba era, 'Será algo bien divertido. Si ellos me piden que juegue, aceptaré con gusto'", relató Yelich acerca de su integración a la selección de EE.UU. "Fue entonces cuando decidí estar disponible para jugar por el equipo de los Estados Unidos".

Yelich recuerda ese día de octubre cuando - mientras se encontraba descansando en su residencia en Westlake, California -recibió un mensaje de texto por parte del gerente general del equipo estadounidense, Joe Torre, mediante el cual le preguntaba al jardinero de los Peces si estaba interesado en unirse a la selección de las barras y las estrellas.

"Fue un momento increíble", confesó Yelich. "Esta será la primera vez que juegue para la selección de Estados Unidos. Nunca tuve la oportunidad de hacerlo en la preparatoria. Luego firmé con los Marlins y por lo tanto tampoco pude hacerlo en la universidad. Esto es algo que siempre he querido hacer".

Yelich, de 25 años de edad, es un jugador ideal para la selección estadounidense por varias razones. Se trata de un elegante y habilidoso jardinero que puede cubrir tanto el jardín central como el derecho, a la vez que tiene calibre de bateador campeón con la versatilidad de ocupar cualquier puesto en el lineup.

"Este muchacho es un jugador de primer nivel", elogió el manager del equipo estadounidense, Jim Leyland. "Por alguna razón, parece que no recibe el crédito o notoriedad que realmente merece. Pero es un tremendo pelotero. Sabe cómo manejarse en el terreno de juego. He charlado con (el capataz de los Marlins) Don Mattingly sobre él. Todos me han hablado maravillas de él. Estoy ansioso por tenerlo en el equipo".

El llamado a la selección de su país también le trae un sabor agridulce a Yelich. Mientras meditaba durante la temporada pasada acerca de la posibilidad de jugar en el Clásico en el Marlins Park, el jardinero también imaginó jugar junto a su gran amigo y compañero de equipo José Fernández, quien falleció en un accidente marítimo el 25 de septiembre.

Fernández tenía 15 años de edad cuando pisó por primera vez suelo estadounidense. Lo logró en su cuarto intento por desertar de Cuba. El día en el que el ex lanzador derecho se convirtió en ciudadano estadounidense en 2015, Fernández le dijo a The Associated Press, "Es un honor ser parte de este país y lo respeto mucho".

Cuando se le preguntó cuánto ha extrañado a Fernández durante el receso de temporada, Yelich respondió, "bastante".

"Es algo que no puedes borrar de tu mente", confesó Yelich. "Está reciente aún. Ese juego (contra Colombia) será uno de los primeros partidos que se disputen en ese estadio en el 2017. Piensas en todo lo que él tuvo que pasar para llegar a este país y lo especial que fue para él convertirse en ciudadano estadounidense. A él le habría encantado representar a los Estados Unidos en este torneo. Conociéndolo, creo que habría pedido a gritos lanzar en este evento. Para mí, jugar para la selección estadounidense también es una manera de honrar su memoria.

(La muerte de Fernández) nos cambió la manera de ver las cosas. Nos dimos cuenta de que la vida puede terminar en cualquier momento. Cuando te llega una oportunidad como ésta, sabes que no debes desaprovecharla. Tienes que disfrutar el béisbol y todas las experiencias que este deporte te brinda. Vimos cómo uno de los mejores lanzadores de Grandes Ligas se nos fue antes de tiempo, y eso te cambia como persona y como jugador. Nadie disfrutaba más de jugar al béisbol que José. Sé que ahora disfrutaré aún más jugar al béisbol. La temporada no es fácil. Debes luchar hasta el final. Pero no debemos olvidar lo afortunados que somos".

La imagen de perfil de Yelich en Twitter (@ChristianYelich) es una fotografía de Giancarlo Stanton y Yelich abrazándose el 26 de septiembre, cuando los Marlins jugaron por primera vez después de la muerte de Fernández. Ambos llevan puesta la camiseta con el No. 16 del ex pitcher cubano, como lo hicieron todos los jugadores de los Marlins esa noche.

Stanton se encuentra en el roster provisional del Equipo de los Estados Unidos para el Clásico Mundial, pero su participación en la selección aún no es oficial.

"Sería bien especial si llegáramos a jugar juntos", dijo Yelich acerca de Stanton. "Espero que pueda hacerlo. La partida de José nos unió aun más. Es un gran lazo".